fbpx
Skip links

HAY UNA CARTA PARA TI

uffff…

… no recordamos bien cuál fue la última carta escrita que recibimos … lo que sí recordamos es lo que se siente al verla …

… abres el buzón esperando la típica publicidad y envíos bancarios, cuando de repente descubres un sobrecito blanco más pequeño de lo habitual, y ves tu nombre escrito a mano en el destinatario y, de forma automática, sonríes …

… vas corriendo a averiguar el remitente, y entonces sonríes más …

… abres el sobre con cuidado, y vislumbras las primeras letras … y sin querer el corazoncito se te acelera un poco …

… y se te acelera porque hay pocas sensaciones en la vida comparables a la de leer lo que alguien que te quiere, echa de menos, recuerdas, está lejos, o conociste en un verano cualquiera … se ha acordado de ti …

… y al acordarse, ha decidido plasmar el recuerdo y sus sentimientos sobre un papel …

… con la espera que ello conlleva puesto que, tras escribirlo, aún pasarán unos días hasta que su destinatario pueda leerlo …

… pero no importa, porque las cosas bonitas, a veces, se hacen esperar … y además, hay que aprender a esperar, a que si le damos a las cosas su tiempo, estas cobran todo su esplendor …

… hoy hemos escrito muchas cartas … muchas, muchas …

… tantas como alumnos tenemos en la Escuela, una para cada uno …

… cartas que reflejan lo mucho que los queremos y echamos de menos … que necesitamos verles y abrazarles … que nos cuenten qué ha sido lo mejor y lo menos mejor de todo este tiempo igual que hacemos cuando nos vemos todas las semanas en clase … que hemos recibido mucho Juego nuevo y estamos deseosos de abrirlo, probarlo y Jugarlo con ellos, porque sin ellos, el Juego no es Juego, las clases no son clases, y MarcAis deja de serlo …

… no obstante, y como decíamos hace unas líneas, hemos aprendido a esperar … porque las cosas bonitas necesitan tiempo, y nosotros lo guardamos…  manteniendo la ilusión de que un día, esperemos no muy tardío, las puertas de nuestras aulas se vuelvan a abrir y llenar de vosotros, niños y niñas que nos dais, con vuestra VIDA, la nuestra …

… hasta entonces, siempre podremos, enviar y recibir, una bonita carta …